Introducción al Sendero Draconiano (Parte Final)

Posted by on julio 9, 2016

La Iniciación en la Corriente Draconiana

Con esta parte de la guía vamos a dar por finalizado esta Introducción a la Magia Draconiana. Tomó tiempo y esfuerzo poder hacer algo accesible para todos, y ante todo, es mi deseo que haya servido para aquellos que quieren dar sus primeros pasos en este sendero maravilloso.

Sin embargo, antes de poder ir al lado práctico de esto, es necesario que consideremos algunos puntos sobre que es la iniciación. Primero que nada, no hay una única iniciación, sino hay muchas y cada una es completamente individual, habrá algunas iniciaciones mayores y otras menores, algunas serán por medio de rituales y otras, tendrán que ver con aspectos de la vida del mago que mutan hacia otro lado. La iniciación es algo individual, y muy lejos de lo que puede proponer cualquier grupo, orden o templo. Diferenciemos la iniciación en un grupo, como modo de conseguir un grado que nos pone en tal o cual estatus dentro de un grupo que la verdadera iniciación que es algo intimo, espiritual y que cada uno la tiene en el tiempo de maduración que debe.

Los procesos dentro del Sendero Draconiano son solitarios, si bien podemos tener el apoyo de un mago más avanzado para realizar el ritual, será algo que lo debemos hacer en nuestro propio tiempo, y ante todo, no un modo correcto o incorrecto de hacer las cosas. Lo que importa son los resultados reales y tangibles que tengamos de esto que vayamos a hacer. Si no hay cambios reales en la psique y en la vida, pues la iniciación no sirvió de nada, la magia es cambio y transformación, tanto interna como externa.

Así, la búsqueda de cada uno será algo persona y único, por eso antes de tomar o realizar cualquier rito de este tipo, hay que estar consientes de donde y como queremos llegar. Este acto, no debería ser tomado a la ligera, sino que se debería pensar mucho, y por sobre todo, haber entrenado antes, sino carecerá de sentido.

El ritual que presentó aquí, fue uno de los primero rituales de iniciación que yo mismo realicé hace muchos años atrás y que me permitió afirmar mi deseo de caminar este sendero.

Este será el inicio de tus primeros pasos hacia la auto-deificación, pero no el único, por el contrario será el primero de muchos. Es por esto que debes de meditar mucho en lo que vas a realizar, como también deberías haber practicado y tener un buen desarrollo de tus habilidades, para esto fue creada está guía, pero solo vos serás capaz de saber si ya estás o no listo para la iniciación. No está de más en decir que si necesitas consultarme algo o queres compartir alguna experiencia, solo me tenes que escribir un mail y con mucho guste te lo responderé.

Sin más preámbulos, vayamos a la práctica…

El Día Previo a la Iniciación:

El día previo a la iniciación deberás realizar una meditación Kundalini, seguida de la invocación del Dragón, esto te permitirá fortalecer tu cuerpo astral y entrar más fácilmente en contacto con las energías de la Corriente Draconiana.

Iniciación

-Día Primero-

Realiza la meditación Kundalini, seguido de la Invocación al Dragón. Siéntate en una posición cómoda, cierra tus ojos, respira profunda y lentamente hasta conseguir un trance ligero, luego comienza como la visualización del siguiente escenario:

Te encuentras sentado en una postura meditativa, estás sobre una roca y en frente de ti hay un paisaje montañoso estéril. Los árboles están viejos, sin hojas y las ramas están dobladas. Todo es gris y oscuro, el viento sopla fuerte entre las rocas. Se forman en el cielo nubes oscuras y tormentosas. La tierra está agrietada y pedregosa. La atmósfera es pesada y puedes sentir que algo te está mirando, pero no hay nadie alrededor. Te encuentras en la cima de una montaña, cerca de la roca hay un río o un arrollo, puedes oír el ruido del agua corriendo. A lo lejos se ve una pequeña entrada de una cueva, la que conduce al interior de una montaña. Te pones de pie y miras alrededor. Siente la atmósfera del lugar. Vas hacia la cueva y miras hacia adentro, la entrada es demasiado pequeña para un hombre, pero puedes mirar hacia adentro. El lugar parece ser la boca de una bestia salvaje, con estalactitas y estalagmitas, formando dientes afilados. Dentro de la cueva puede sentir un olor extraño, posiblemente sangre. Se oye el silbido de una serpiente que viene desde lejos, de algún modo te recuerda a alguna lengua extraña, pero puedes comprender las palabras. Sobre la entrada, en una roca está grabado el símbolo de LILITH. Deja que tu imaginación se active y cree el resto del escenario. Cuando finalices, respira profundamente y vuelve a tu estado de conciencia normal.

-Día Segundo-

Realiza la meditación Kundalini, seguido de la Invocación al Dragón. Siéntate en una posición cómoda, cierra tus ojos, respira profunda y lentamente hasta conseguir un trance ligero, luego comienza como la visualización del siguiente escenario:

Comienza visualizando el escenario del día anterior. Una vez más te encuentras en la entrada de la cueva y miras a tu alrededor, claramente puede oler la humedad que sale del centro de la cueva y puedes ver humos venenosos y densos. A tu alrededor hay un pasaje estéril y sin vida. Te alejas de la cueva y caminas a través de las ramas enmarañadas de los árboles muertos. Allí, debajo o escondido ves una entrada, por el momento no pasa nada. El silencio y el día, poco a poco van llegando a su fin. Después de un tiempo vez que de la cueva, una enorme serpiente sale arrastrándose. es decir, no es un mero animal, sientes sus características demoniacas, tiene ojos penetrantes y sientes un fuerte silbido y ves los humos tóxicos que rodean el lugar. Notas que la serpiente se arrastra, notas que tiene cuatro piernas que tiene escamas y garras afiladas. Vas hacia los acantilados y ves que le crece alas. Consume el agua que hay en una fuente, dejando todo con una niebla verdosa. El tiempo cambia de nuevo y la serpiente se desliza a la cueva.

-Día Tercero-

Realiza la meditación Kundalini, seguido de la Invocación al Dragón. Siéntate en una posición cómoda, cierra tus ojos, respira profunda y lentamente hasta conseguir un trance ligero, luego comienza como la visualización del siguiente escenario:

Una vez más vuelves a la montaña, céntrate en la atmósfera y en el espacio a tu alrededor, ajusta tus sentidos astrales para ver el paisaje que te rodea. Cuando estés cómodo, ve que estas sosteniendo una espada entre tus manos, es afilada y pesada. Te das cuenta que hoy te enfrentaras a la bestia, piensa por un momento en esto. Piensa en lo que sientes con respecto al dragón y a los instintos primarios y a la naturaleza salvaje. Tomate tu tiempo meditando en esto. Luego de esto, concéntrate en tu alrededor, miras hacia abajo, por la ladera de la montaña y ves la forma de una serpiente, ves formas de serpiente en los árboles y en las ramas de los árboles, en el viento puedes oír como la serpiente silba, todo a tu alrededor forma el cuerpo de un dragón. Tienes que despertar el poder del dragón en ti mismo. Después de un rato, sientes como la tierra tiembla debajo de ti y la serpiente sale de su cueva, extendiendo a tu alrededor gases venenosos. Ve a su encuentro y levanta la espada, sin dudarlo, entierras la espada en el pecho de la bestia. Escuchas un grito agudo y sientes los humos venenosos que salen del cuerpo caído. Permite que la adrenalina y el poder te invadan. El suelo tiembla bajo tus pies al tiempo que cae un rayo, del cielo caen grandes gotas de lluvia. Siente el éxtasis de la victoria y la unidad con la naturaleza salvaje que te rodea.

-Día Cuarto-

Realiza la meditación Kundalini, seguido de la Invocación al Dragón. Siéntate en una posición cómoda, cierra tus ojos, respira profunda y lentamente hasta conseguir un trance ligero, luego comienza como la visualización del siguiente escenario:

Comienza la visualización viéndote como regresas a la roca, tomate un momento para percibir la atmosfera, luego camina hacia el cuerpo del dragón que yace en el suelo, es enorme. Observa el cuerpo, cuando llegas a la cabeza, ves un resplandor verde que sale debajo de los parpados cerrados. Se abre un ojo y del mismo sale un rayo de energía de color verde que te deja paralizado, te quedas parado en el lugar sin poder moverte. En este punto puedes oír un dragón que te habla, su voz es como un ruido silbante de serpiente, lo oyes en tu cabeza y te dice: “Yo soy el que vive en el desierto oscuro del alma”, “Yo soy la carne y la sangre del mundo”, “Yo soy parte de ti y tú eres parte de mí”, “He sido vencido pero aún me encuentro con vida y hablando con vos”, “Soy eterno e infinito”, “Ten en cuenta lo que para ti es mi poder, ¿puedes hallarlo en ti mismo?”. El dragón ahora te debe de dar un mensaje personal destinado exclusivamente a vos, una palabra, sello, imagen, etc. Cuando termina de hablar, sus ojos se cierran nuevamente y puedes volver a moverte libremente. Tocas el cuerpo del dragón, es cálido y su fuego interior no ha expirado. Toma tu espada y corta su corazón, bebe la sangre caliente y comes lo que queda. Siente la esencia del dragón, siente como te impregna al tiempo que comes los pedazos del corazón podrido. En tu estomago se crea un fuego que se extiende por todo tu cuerpo, latiendo por tu venas, quemando tu cerebro. Te caes al suelo por el dolor, tu cuerpo comienza a cambiar, tu cuerpo está cubierto por escamas, las piernas y los brazos son de reptil, te comienza crecer alas y te conviertes por completo en un dragón. Tomate tu tiempo para visualizar la transformación completa.

-Día Quinto-

Realiza la meditación Kundalini, seguido de la Invocación al Dragón. Siéntate en una posición cómoda, cierra tus ojos, respira profunda y lentamente hasta conseguir un transe ligero, luego comienza como la visualización del siguiente escenario:

Regresa al último punto de tu meditación. Comienza por visualizar las escenas y luego concéntrate en tu forma de dragón, concéntrate en tu cuerpo y en los sentimientos que acompañan la transición. Eres más fuerte y estás más vivo que nunca, estás lleno de poder y la esencia del dragón está en vos. El cuerpo del dragón ahora yace sin vida, es un cascaron vació. Tú sabes que allí ya no está el alma del dragón, ahora está dentro de ti. Con tu forma de dragón, finalmente puedes entrar en la cueva y ver lo que hay dentro de ella. Te acercas a la entrada, el símbolo grabado en la parte superior brilla y tiene un resplandor de fuego. Miras el símbolo y comienzan a desaparecer tus alas y tus patas, cambias a la forma de una serpiente, por lo que puedes pasar fácilmente por estrecho pasaje. Te arrastras hacía su interior, te encuentras rodeado de vapores y humos tóxicos, pero ya no sientes sus efectos negativos, ahora son parte de ti. La cueva es pequeña y estrecha, se extiende en forma de túnel, con tu forma de serpiente, te mueves por el túnel. En las paredes parpadea una luz roja e intensa. En el techo y en el piso crecen estalactitas y estalagmitas que se asemejan a dientes que correan saliva. No ves lo que hay arriba ni abajo, pero comienzas a nadar en un estático trance, hacía lo profundo de los abismos. El túnel termina abruptamente y delante de ti se extiende una vasta cámara, cuyo fondo es un lago lleno por un líquido espeso de color rojo parecido a la sangre. A tu alrededor se extiende el olor a sangre, hay ojos que brillan en la oscuridad que te están observando. Después de un tiempo, una mujer emerge del líquido, es Lilith. Te extiende una mano y te sonríe. Permite que la visión fluya libremente, deja que la diosa sea quien te guíe y quien te dé la bienvenida al mundo de las tinieblas.

-Día Sexto-

Realiza la meditación Kundalini, seguido de la Invocación al Dragón. Siéntate en una posición cómoda, cierra tus ojos, respira profunda y lentamente hasta conseguir un trance ligero, luego comienza como la visualización del siguiente escenario:

Comienza por visualizar la escena en donde terminó la anterior. Te encuentras en una enorme cueva, en las entrañas de la tierra, estas de pie en un lago de sangre. Eres un dragón, concéntrate en esto. La cueva está vacía, no hay más nadie que vos. Recoge la sangre del lago con una copa, te das cuenta que es la misma sangre que la del dragón. La cueva entera late y respira, parece ser un ser vivo, la sangre por tus venas late al mismo ritmo. De repente sientes que el suelo debajo de tus pies se derrite y se derrumba, al mismo tiempo se desvanecen tus alas, vuelves a ser una serpiente. Delante de ti hay otro túnel oscuro, ve hacía el, conduce hacia abajo. Las paredes del túnel son totalmente negras, parece lava negra, como una pasta caliente que comienza a emitir humo. Brilla una luz roja, es como fuego pero mucho más oscuro. Mientras más avanzas, es más oscuro hasta que todo se vuelve un resplandor negro. Después de un tiempo llegas al final del túnel, por un momento todo es negro y vació. Sientes que comienzas a cambiar de nuevo, una vez más eres un dragón, el resplandor de tu aura ilumina un poco el vacio. Te encuentras en una esfera completamente negra, sus paredes exudan calor y frío, ves el parpadeo de miles de rayos, es como si estuvieras en interior de un diamante negro gigante. Frente a ti y en la oscuridad surgen una enorme sombra, está también tiene la forma de un dragón, igual que la tuya, pero tu cuerpo es la esencia de la vida y del fuego y él es la oscuridad y la decadencia, está rodeado de un aura de muerte. Solo sus ojos brillan con un resplandor sobrenatural, después de un rato sus ojos se entrecruzan con los tuyos. Cuando comienzan verse, comienzas a sentir la sombra, comienza a penetrarte, penetra tu cuerpo y se vuelve uno con vos. Sientes una conexión con algo que te es familiar y cercano, pero no necesariamente es algo agradable, es algo a lo que le temes. Después de un rato el miedo pasa y hay aceptación y entendimiento. Hay una sensación personal e intima. Comienzas a sentir frío y calor y tu cuerpo comienza a transformarse nuevamente, tú cuerpo de dragón comienza a volverse humano.

-Día Séptimo-

Realiza la meditación Kundalini, seguido de la Invocación al Dragón. Siéntate en una posición cómoda, cierra tus ojos, respira profunda y lentamente hasta conseguir un trance ligero, luego comienza como la visualización del siguiente escenario:

Comienza visualizando que te encuentras en la esfera negra, en el diamante negro. Siéntate en una postura de meditación, tu cuerpo tiene forma humana, aún fluye en tu interior la esencia del dragón, emanas paz, fuerza y poder. Respira de forma uniforme y constante, el lugar respira al mismo ritmo que vos. Con cada respiración, comienzas a emanar y te comienza a penetrar la energía, al mismo tiempo la esfera comienza a desaparecer lentamente, al mismo tiempo, tu cuerpo comienza a oscurecerse y a brillar, como si la misma habría sido creada con la esencia del diamante negro. Después de un tiempo ves que la esfera ha desaparecido por completo y te encuentras en el centro del vacío cósmico. A lo lejos se puede ver las estrellas y los planetas, tú te encuentras en el centro de la mente infinita y eterna, la fuente de toda la creación. Puedes ampliar tu conciencia y tocar cada lugar del infinito, ya que el mundo entero no es más que una proyección de tu mente y en ella nada ocurre sin tu voluntad.

Una vez más te encuentras en donde todo comenzó, en la parte superior del acantilado, en donde surgió el primer encuentro con el dragón. Ves que el escenario ha cambiado, el dragón ha destruido todos los obstáculos de tu camino, medita en lo que quieras lograr.

Luego de que retornes a tu conciencia normal, tomate unos minutos, seguido, convoca a los Guardianes Draconianos en tu templo. Dibuja con tu daga el símbolo de la “Llave de la Noche” sobre tu altar, observando cómo resplandece en colores rojos y dorados, al tiempo que dices:

Yo (Nombre Mágico) enciendo la llama de Dragón y declaro mi voluntad en esta tierra como en las profundidades de la eternidad.

Lucifer, dame tu luz divina.

Lilith ábreme las puertas de la noche.

El antiguo Dragón une lo que está arriba con lo que está abajo y se convierte en la llama de una antorcha, la que iluminará mí sendero.

¡Que el ritual comience!

¡IN NOMINE DRACONIS!

¡HO DRAKON HO MEGAS!

En este punto, deberás recitar tu propia intención ritual de iniciación, una declaración de tus intenciones de iniciarte en el Sendero Draconiano. Esto es algo absolutamente personal, no hay un modo “correcto” o “incorrecto”, lo que importa es que esté bien marcada tu intención, sé creativo y ante todo pon todo de vos mismo.

Finalizado esto, cierra tus ojos, medita, absorbe el poder, deja que la experiencia fluya de un modo natural y no te olvides de anotar toda tu experiencia en tu diario mágico.

Mis querid@s lectores, con esto finalizamos la guía sobre el Sendero Draconiano. Recuerden que esto es solo el viaje de inicio y no un final, el Sendero está lleno de misterios que aguardan a ser descubiertos, nuevas iniciaciones, nuevos desafíos. Recuerden siempre que no hay mejores maestros que nuestros guías, Dioses, Demonios y Criaturas que son los verdaderos Mentores de la Corriente Draconiana.

Espero que les haya gustado, y siempre estoy ahí para compartir una experiencia, un comentario o aclarar alguna duda.

Saludos, bendiciones y que la Flama del Dragón Primigenio arda en todo aquel que haya escuchado el Llamado.

Ho Drakon Ho Megas!

Daemon Barzai.

Last modified on julio 9, 2016

Categories: Magia
2 Comments »

« | Home | »

2 Responses to “Introducción al Sendero Draconiano (Parte Final)”

  1. Luna Says:

    Hola. Me gustaria saber si tambien tienes los estudios en el camino Nordico, que seria el Dragon de Medea

  2. diariodeunbrujo Says:

    No empleo en mi paradigma el sendero Nórdico, por lo tanto no te podría dar una respuesta concreta sobre el tema.

    Saludos.
    HDHM!
    D.Barzai

Leave a Reply