Archive for abril, 2016

Introducción al Sendero Draconiano (Parte 23)

Lunes, abril 18th, 2016

Invocando al Portador de la Luz

Continuando con la práctica, esta vez invocaremos a Lucifer en nuestro “templo de carne”. Esta será una experiencia de comunión, en donde buscaremos la guía y el consejo de Lucifer para nuestro avance iniciático dentro del sendero.

El ritual tiene como objetivo que el aspirante, descubra posible vías de evolución y pueda comprender mejor hacia donde tiene que ir. Como este es un proceso individual (no me canso de decirlo), cada uno tendrá una experiencia diferente.

Es importante dedicarle al menos una semana a este trabajo, ya que diferentes mensajes nos pueden ser revelados, los mismo pueden venir de diferentes formas, sueños, imágenes, visiones, sensaciones, un espontaneo entendimiento de una situación, etc.

Emprender este ritual, demanda de que tengas la mente abierta y un foco profundo en aquello que queremos conseguir/lograr. Por lo tanto, mayor precisión tengamos en lo que estamos buscando, mayor precisión tendremos en los resultados.

Si te es posible, realiza el ritual momentos antes de irte a dormir, ya que esto te podría servir para seguir el trabajo en el plano de los sueños. Caso contrario, realiza el ritual durante la tarde/noche.

Coloca el sigilo de Lucifer en tu altar, pon dos velas, una blanca, la que representa la luz de la mente consiente y una negra la que representa la oscuridad del inconsciente. Quema algún incienso que sea de tu agrado, puede ser Sangre de Dragón, Sándalo o algún otro. Si te es cómodo acompaña el ritual con alguna música sugestiva, pero esto queda a consideración de cada uno.

No te olvides de los pasos básicos:

-Apertura formal de tu templo (invocando a los guardianes draconianos).

-Meditación Kundalini (para hacer emerger la energía en tu cuerpo sutil).

– Invocación del Dragón.

Luego de esto, relaja tu mente y tu cuerpo por completo. Alza tu daga y traza en el aire el símbolo de la “Llave de la Noche o Clavicula Nox“. Comienza observando el sigilo, y recita las siguientes palabras de poder:

 

Lucifer + Ouyar + Chameron + Aliseon +

Mandousin + Premy + Oriet + Naydrus + Esmony +

Eparinesont + Estiot + Dumosson + Danochar + Casmiel +

Hayras + Fabelleronthon + Sordino + Peatham + Venite Lucifer

+ Amén.

Recita estas palabras tanto como te sea necesario, siente como tu templo se carga de energía, como el sigilo de llena de poder. Deja que las energías del Otro Lado fluyan de un modo natural y espontaneo, sin forzar la experiencia. Cuando te sientas listo y creas que debes de continuar, alza tu daga y comenzar a recitar la siguiente invocación:

¡In Nomine Draconis!

¡Lucifer, Asturel Liftoach Kliffoth!

¡Lepaca Lucifer!

Tú quien portas la Luz del Conocimiento y de la Sabiduría,

Tú quien liberas al hombre de las Cadenas de la Ignorancia,

Te invoco y te invito a este, tu templo de carne.

Llena mi mente  con tu conocimiento,

Permite que me libere de las cadenas que no me permiten progresar,

Muéstrame aquello que tengo que ver,

Y enséñame aquello que debo aprende.

Ven esta noche Lucifer,

Ilumina mi camino y mis pasos por la Senda del Dragón.

¡In Nomine Draconis!

¡Ho Drakon Ho Megas!

Siente libre de agregar o modificar la invocación, esto solo sirve como un punto de partida, pero no es algo estático, de hecho la invocación debería tener algún elemento personal que refleje la búsqueda que estas realizando.

También es importante dejar en claro, que este tipo de rituales suelen traer cambios en la vida, algunos de los cueles pueden ser dolorosos, sin embargo, todo aquello que deba ser desterrado para poder avanzar, debería ser tomado como un elemento positivo y evolutivo y no como algo nefasto.

Finalizada la invocación, el ritual debe de tomar un rumbo natural, puedes cerrar tus ojos, observar el sigilo, cantar el nombre Lucifer a modo de mantra. Esto queda a consideración y gusto de cada uno. Solo ábrete a la experiencia y que la misma fluya de un modo natural.

Cuando quieras finalizar, solo dale las gracias a Lucifer por su conocimiento, y da por finalizado el ritual.

Muchas gracias por leer.

Será hasta la próxima.

¡Ho Drakon Ho Megas!

Daemon Barzai.

Fuente consultada: Grimorium Verum.

 

Introducción al Sendero Draconiano (Parte 22)

Martes, abril 12th, 2016

Querid@s lectores, sé que ha pasado algo de tiempo entre mi última entrada y esta, pero he estado trabajando en muchos proyectos al mismo tiempo, y algunas cosas que les contaré en un tiempo.

Pero en el mientras tanto, sigamos con el entrenamientos para aquellos que quieran tomar la iniciación en la Corriente Draconiana.

Sigilo de Lucifer

En el día de hoy, vamos a discutir de un modo teórico y práctico la figura de Lucifer dentro del proceso iniciático. Lucifer es un dios/demonio que tiene muchas máscaras y disfraces, nuevas formas de manifestarse se presentan con el trabajo. Muchas son lumínicas, otras son sombrías y oscuras. Sin embargo, acá y para este entrenamiento, nos enfocaremos en Lucifer como aquel que Porta la Luz o el Conocimiento. Si bien a priori puede parecer lumínico, no siempre lo es. El conocimiento es poder, y el poder libera o enloquece, todo depende como se maneje. Aquí Lucifer nos enseña como liberarnos de las cadenas que no permiten la evolución, sin embargo, no es hay que tomar esto a la ligera. Ya que liberarse primero supone pasar y trascender nuestro propios límites personales, limites que no serán igual para todos nosotros y esto claramente se debe a que no todos tenemos el mismo bagaje cultural, forma de vida, etc. Para alcanzar la Luz del Conocimiento, primero será necesario que nos sumerjamos dentro de la oscuridad, pero esta no será una oscuridad externa, por el contrario, será nuestro propia oscuridad, aquella que no queremos ver en nosotros mismos. Esto supone algo profundo, y duro, por eso es necesario comprender que el viaje que haremos acá tomará tiempo. ¿Cuánto tiempo? Eso depende de cada persona, de lo que lo tengo que aprender, de lo que tenga que confrontar. Pero ante todo, siempre hay que tener presente que este proceso, uno no está solo, sino que estará en compañía de Él: Lucifer – El Portador de la Lux-.

Comenzaremos con una práctica simple, que será meditar al menos por una semana completa en el sigilo de Lucifer. Coloca el sello en tu altar, relaja tu mente y tu cuerpo, colócate en una posición cómoda y al menos durante media hora, observa el sigilo, al tiempo que recitas el siguiente mantra: “Lucifer, Asturel, Liftoach Kliffoth.”

Recita el mantra tanto como lo creas necesario, abre tu mente, deja que la experiencia fluya, si hay imágenes trata de recordarlas, si hay pensamientos lo mismo. Todo lo que puedas obtener de la experiencia, anótalo en tu diario personal. Cuando quieras finalizar con la experiencia, solo agradece la presencia de Lucifer y finaliza con la meditación.

Gracias por leer.

HDHM!

Daemon Barzai.